KRISTONFEST.- CRÓNICA WOLF PEOPLE

KRISTONFEST.- CRÓNICA WOLF PEOPLE.- Sábado 06 de Mayo; PLANET CARAVAN se traslada en cuerpo y alma para dar plena cobertura del Festival Kristonfest 2017, organización a la cual agradecemos inmensa y extensivamente su colaboración, reconocimiento y sincera profesionalidad en capacitarnos y acreditarnos en dicho evento musical. Apostados en las afueras de la taquilla de la Sala Riviera de la capital, en pleno proceso de identificación, nos llegaban ecos y resonancias de los vítores y salvas al cielo, de l@s aficionad@s Atléticos por su ajustada victoria en el Vicente Calderón en los instantes finales del encuentro. Vaticinio de sentimientos desbocados al calor de un hermanamiento honesto y comprometido, como el que se iba a escenificar con todos los grupos que actuaron en tan afortunada noche veraniega trasladada a Madrid.

A las 18:30 horas, ya estábamos en primera fila con la ansiedad en el cuerpo, la fibra de la sensibilidad sonora en sus más altos índices, y el gozo henchido de imaginarios adolescentes que rejuvenecen a cada nota de un directo- así viviremos y así moriremos, tenedlo en cuenta, porque así será-; dispuestos a que la psicodelia con elegantes ramalazos de rock clásico de Wolf People, nos trasladara y embargara hacia su personal propuesta de excelsa calidad sonora. Y por tales cauces, discurrió el devenir del concierto. Con una naturalidad y humildad digna de ser ensalzada y destacada- de la cual deberían aprender ciertos prebostes de las distintas escenas y panoramas musicales-, abrieron su atrayente repertorio de temas, dando rienda suelta a esas composiciones elaboradas con el brezo añejo de los años 60 y 70, pero sin olvidar aditamentos actuales que los convierten en una mezcla exclusiva de originalidad y remembranza respetuosa con el Rock de mayúsculas asentado en los años de esplendor de dicho género musical. Salvo unas leves incidencias y disonancias con la guitarra de Jack Sharp en las conexiones con su amplificador en los compases iniciales, Wolf People sonaron tan límpidos, acordes y armoniosos con su expresión musical, como algunos lagos vírgenes de su Bedford inglesa natal, con plena sintonía ante sus destrezas y simplicidad en la ejecución, características conjugadas de una manera plena y sin ningún alarde dogmático o virtuoso. Temas extraídos de sus 4 álbumes y sendos Ep´s, como “Not Me Sir”, “When The Fire is Dead in The Grate”, o “Night Witch” y la sincopada “Ninth Nigth”, con sus intercalados y desarrollados cruces de guitarras, entre Sharp y Joe Hollick, hicieron que cuerpo y mente se fusionaran y situarán en un bucólico ámbito natural, o ante un aditivo episodio onírico acunados por la complacencia y el bienestar personal. Destacar la vena folk y progresiva que le añaden a sus composiciones más personales, dotando así al grupo de un regusto imperecedero por su propuesta musical, todo acompañado durante su actuación, por una gama de haces azules que nos alumbraban el despertar sonoro que vivenciabámos.

Simplemente, a modo de anécdota aleccionadora, exponer que su bajista Daniel Davies, estuvo tocando sus notas durante los dos primeros temas de la banda, con unas gafas de sol oscuras sin graduación, hasta que su compañera sentimental, en un alarde de compañerismo, le lanzo desde la segunda fila de asistentes, su estuche con sus habituales gafas de visión diaria. Con total naturalidad, introdujo sus lentes solares en el estuche, se calzó las adecuadas en sus ojos, y siguió desarrollando sus compases como si tal cosa. Lo dicho, unos Dioses de la cotidianidad diaria en su quehacer como músicos. Y así llevan desde 2005 hasta la actualidad. Benditos…seguid así!!!

Textos: Felix Marrero // Fotos: Maico Delgado

Author: maico.delgado

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *