CRONICA TRUCKFIGHTERS RESURRECTION FEST

CRONICA TRUCKFIGHTERS RESURRECTION FEST.- Empezamos la presente crónica alabando la brillante decisión de generar, por parte de la organización del Resurrection, un espacio específico y concreto donde albergar y dar cabida sobre un cómodo y cercano escenario (el cual es el cuarto hijo de la familia) a todas aquellas tendencias musicales emparentadas con aquellos sonidos setenteros, hijos bastardos de Black Sabbath y demás tendencias actuales asemejadas con el acorde disonante extremado a un nivel de distorsión gustosamente paladeable, como los aires del desierto traídos por Karma To Burn, o la contundencia pueblerina de unos Red Fang gloriosos comandados por “mi tío” a la batería. Todo ello macerado con la delicadeza exquisita de unos luminosos Alcest, la contundencia alemana, áspera y acerada de unos Mantar, el puñetazo sonoro al mentón de los ingleses Conan, o el paisajismo onírico de nuestros amigos de El Altar del Holocausto. Esperamos y deseamos que la presente idea se consagre para próximas ediciones, ya que se ha constatado que ha sido un pleno acierto de altura.

Con un elenco excelso de bandas nacionales e internacionales destinado al escenario consignado como  “Desert Stage”, el Viernes 07 de Julio nos posicionamos en primera fila para deleitarnos con los riffs emitidos por la única guitarra solista que existía sobre el escenario, la de Niklas Kallgren aka Dango. Pues sí, amig@s de Planet Caravan, un solo hombre, una sola guitarra, para desatar el desembarco sonoro de éste trío sueco venido de tierras gélidas, portando la llama del mejor stoner pergeñado en Europa. Es una humilde opinión del que suscribe el presente artículo, pero por lo vivenciado en su directo, creo que no ando a ciegas en tal afirmación. Como refuerzo a mi hipótesis, las palabras de un tal Josh Homme, líder de QOSA, y miembro cofundador de Kyuss, el cual expresó hace ya unos meses, la mayor loa que se les puede adjudicar, asignándoles el emblema de “la mejor banda que jamás ha existido sobre la faz de la tierra” tras haberlos disfrutado en uno de sus incontables directos. Exageraciones sobredimensionadas aparte, sólo con desatar tal aluvión de riffs emitidos por las cuerdas y pastillas de su curtida Gibson SG, al son del movimiento de su enjuto cuerpo, cabeza bamboleante y ojos espaciados en una órbita solo habitada por él mismo, consiguió que l@s allí presente voláramos conjuntamente en su plan espacial de stoner rock, y nos dejáramos invadir por la melodiosa y sinuosa voz de Oskar Cedermalm aka OZO, bajista de robustas líneas y vocalista de contrastada respuesta y solvencia ante cualquier actuación en directo. Todo ello salvaguardado por la contundencia en las cajas y ese inmenso bombo que parapetaba a Daniel Israelsson aka El Danno, el cual dotaba al conjunto de una cobertura sonora que enraíza directamente con la psicodelia que tanto degustamos a diario. Temas como “Calm Before The Storm”, “Gargarismo”, “The Contract”, o “Mind Control”, no hacen más que reafirmarnos en la idea de que éste grupo posee algo excepcional en sus composiciones, y que las mismas ganan en aditamentos y matices en sus directos, ennobleciendo aún más su propuesta musical.

Tras décadas de asistencia a diversos festivales e infinidad de eventos musicales, sólo me queda la petición y/o solicitud de emplazaros a verlos en directo. Tod@s aprenderemos a diferenciar lo esencial de lo superfluo, a como la diversión gamberril puede inundar tus sentidos mientras cumples de manera íntegra con tu faceta de músico profesional; sin finuras teatralizadas, ni pantomimas o fantochadas. Con clase y estilo. El que le sobra a raudales a Truckfighters. Desde Suecia, con amor, hermanos del gélido desierto.


Texto: Félix Marrero

Fotos: Maico Delgado

Author: maico.delgado

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *