CRÓNICA AIRBOURNE RESURRECTION FEST

CRÓNICA AIRBOURNE RESURRECTION FEST.- Establezcamos un principio indiscutible: Airbourne en sus composiciones y estructuras musicales mimetiza hasta extremos ruborizantes las melodías, ritmos y entonaciones de sus hermanos mayores AC/ DC (siendo originarios ambos grupos de tierras australianas). Aceptando tal condicionamiento, disfrutamos en cada concierto suyo, ya que al digerir dichas directrices por su personal tamiz, la verdad es que su propuesta convence y vence ante cualquier crítica orientada en tal sentido. Le han añadido unas marchas adicionales a su tempo rítmico, pero no sólo eso. Además le han añadido algo esencial a su mensaje: Pasión, Honestidad, Sentimiento, Visceralidad, Dedicación, Humildad,……….etc. Que no es cuestión baladí, presenciando la actitud de algunas vacas sagradas del Hard Rock en la actualidad.

El concierto se inició con el tema introductorio correspondiente a Terminator 2, dejando bien a las claras que los siguientes 50 minutos iban a ser un torbellino de fuerza, energía y actitud, todo ello asociado al Rock más puro y primario que podamos disfrutar hoy en día. Con “Ready To Rock”, “Too Much, Too Young, Too Fast” y “Rivalry”, ésta última perteneciente a su más reciente referencia discográfica, no existía ni un solo bípedo que saltara y se emocionara con semejante andanada de suficiencia sonora y física. Sí, presencia física, porque se mueven como nadie sobre el escenario, exhalando hasta el último esfuerzo sobre el mismo (cuanto deberían aprender sobre ello aquell@s músicos profesionales que no abandonan en todo el evento musical su zona de confort delimitada en un espacio irrisorio), moviendo desenfrenadamente sus guitarras Gibson Explorer, aporreando su muralla de Marshall JCM800 en honor a nuestro afamado Kerry King, y bebiendo de manera continuada latas de cerveza importada de su querida tierra natal. “Girls In Black”, “Down On You”, y “Breakin´Outta Hell” (perteneciente también a su último largo, demostrando que la llama del Rock en ellos sigue imperturbable y sólida como el primer día) iban siendo desbrozadas como granitos de arena que se nos escabullían entre nuestros dedos ante tanto deleite y disfrute personal.

Y para finalizar la ebullición del volcán decibélico en pleno desboque, “Live It Up” y “Runnin´Wild”, en la que nos recordaron la presencia espiritual de nuestro Tótem Sagrado D. Lemmy Kilmister, el cual colaboró en el vídeo correspondiente a dicho tema.  Se podrá afear la propuesta musical de los hermanos O´Keeffe con las comparaciones más pedestres llevadas hasta el fanatismo más extremo, fundamentalista y ortodoxo. Pero simplemente os retamos a un proceder: ponemos en las primeras filas de uno de sus conciertos, y si no sentís nada por su música, abandonad toda esperanza de sentiros viv@s por éste sentimiento llamado Rock. Ya les gustaría a nuestros añorados en tiempos pasados AC/DC presentar una mínima pizca de intensidad y pasión musical que la que demuestran hoy en día Airbourne.

 

Texto: Felix Marrero

Fotos: Maico

Author: maico.delgado

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *