ALTER BRIDGE MADRID 27 OCTUBRE 2017

 

ALTER BRIDGE MADRID 27 OCTUBRE 2017.- Nuevamente, la caravana sonora que nos representa, desarrollando su inquieta e itinerante ruta de conciertos a cubrir en la finalización del presente año 2017, se desplazó el pasado
Viernes 27 de Octubre a la Sala Riviera, conocida localización de sueños sonoros y acogedor
ámbito para nuestras almas musicales, ubicada en la capital del reino. Nos posicionamos en tal
espacio para disfrutar con enorme deseo y solaz motivación ante la nueva llamada de Alter
Bridge, grupo y entidad musical a la que much@s puedan identificar, asociar y emparentar
erróneamente, con un proyecto volátil e impostado, dirigido a un público carente de sentido
crítico y autocomplaciente. Y más si rebuscas levemente en su pasado y te encuentras con
prácticamente la formación al completo de los extintos Creed, añadiéndole la magistral y
referencial figura a la voz y guitarra de acompañamiento de Myles Kennedy, cuyo porte y
comportamiento conductual siempre nos ha recordado a algún actor americano con
espléndido éxito comercial durante los años 80 y 90. Pero todo ese entramado displicente e
infravalorativo hacia la banda americana, se desmonta y evapora con unas características
inherentes e indelebles que siempre han acompañado a la misma: humildad, entrega y pasión
por su trabajo. Sé que suena a tópico deshilachado y desvencijado por su eterno uso
comparativo, pero cuánto ganaríamos tod@s si más bandas musicales de las que creemos,
aplicarán tales medidas a su fórmula musical, en todos los entornos y territorios, incluyendo
nuestras bien ponderadas Islas Canarias. De todas maneras, si nuestros planteamientos no te
despiertan la curiosidad o inquietud personal, descuida, no tratamos de arrostrar una causa sin
fundamento alguno, ni de añadir adept@s a la presente valoración que emitimos de la banda;
Alter Brigde se han ganado su respeto por méritos propios, forjados y solidificados a través de
infinidad de actuaciones en salas de todo el orbe terráqueo para 200-300 personas, como para
estadios y pabellones ante 9.000 o 10.000 asistentes. Y su actitud siempre ha sido la misma:
implicación profesionalidad, esfuerzo continuo, respeto y dedicación plena a su labor musical.
Fundamentos y principios que algún/a “adelantad@ o iluminad@” de nuestro tiempo aún no
ha concebido en su carente estructura mental de “hater” hacia todo lo que perciba como
“comercial”.

La banda nos visitó para hacer hincapié e incidir en las composiciones que integran su último y
más reciente trabajo discográfico- “The Last Hero”-, publicado el año pasado, y editado por el
sello discográfico Napalm Records, lo cual ha dotado a la paleta musical esgrimida en
anteriores publicaciones, de una mayor fiereza y rocosidad a sus composiciones, mayor
visceralidad e inmediatez en su mensaje sonoro, como demostraron en la inicial y aperturista
“The Writing On The Wall”, o las posteriormente tocadas con potencia y desgarro sonoro,
“Addicted To Pain”, “Crowns on a Wire” (tema tras el cual, se presentó de improviso una
pequeña incidencia con el equipo técnico, que fue solventada con dinamismo y
profesionalidad, además de un toque de complicidad con el público al interpretar el “Highway
To Hell” de los imperecederos AC/DC de Bon Scott, que fue coreado hasta por los camarer@s
de las barras adyacentes al escenario), y “Show Me a Leader”, tema interpretado en el bis con
que la banda nos congració en una noche de imborrable recuerdo. El concierto se compuso de
instantes y momentos que hacen brotar de lo más profundo tu sensibilidad y amor por la
música, y su vivencia a través del directo, sin importar la banda que tuviéramos frente a
nosotros, y eso, amig@s de Planet Caravan, hay pocas bandas que lo consigan a día de hoy. “In
Loving Memory” (sensible oda a la belleza e interpretada acústica en mano por Myles y
Tremonti), “Blackbird”, “Broken Wings” y “Open Your Eyes”, nos trasladaron a un estado

espiritual de Nirvana sempiterno; y no al mundo sonoro de Nirvana en el cual nacieron,
maduraron y murieron los mimbres de Creed, sino a la actual, personal e intransferible entidad
que son y representan ser Alter Brigde. Cerraron su show tras 1 hora y 50 minutos (minutaje
estrella para disfrute y deleite de tod@s l@s asistentes) con un intercambio de suficiencias y
habilidades a las seis cuerdas entre Myles y Tremonti (como ha crecido y sorprendido la
capacidad de aprendizaje de Myles a la guitarra), y como corolario a semejante actuación,
“Rise Today”, tema con el cual nos posicionaron en un lugar privilegiado al ser receptores/as
de tamaño concierto. Recorrieron toda su discografía, retrotrayéndonos hacia sus inicios,
enraizados en aquellos momentos con ciertos ramalazos de la época grunge que les eligió
como grupo insigne, hasta posicionarnos en la época actual y contemporánea, en la cual se
percibe una larga vida a Alter Bridge. Que así sea, y que Planet Caravan esté presente en ésta
unión de sincera fraternidad que existe entre ambos proyectos.

Para finalizar la presente crónica, y a modo de anecdotario, exponer que el concierto fue
abierto por el grupo telonero consignado como As Lions, donde milita como vocalista Austin
Dickinson, apellido ilustre dentro del Heavy Metal, ya que es el hijo de Bruce Dickinson,
vocalista de Iron Maiden. Cuando más de la mitad del aforo desconocía dicha circunstancia, y
tu música es un pastiche de un pseudo nu metal de tendencia actual y vanguardista, que no
logra activar ni al más alcoholizado, entiendo que su entorno más cercano, debería
replantearle el seguir ahondando en la presente farsa carente de sentido. Tanto ha sido así,
que su anterior grupo, Rise To Remain, se separó en el año 2015 adoleciendo de las mismas
dramáticas causas funcionales. Podrían aprender, que no imitar, de la brillantez del grupo
estrella de la noche: Ups Alter Brigde.

Texto: Felix Marrero

Fotos: Olivia Diaz

 

Author: maico.delgado

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *