ALICE COOPER.- HEY STOOPID

Recién pasada la noche de Halloween, siempre nos viene a la mente el gran Alice Cooper, hoy nos paramos a revisitar uno de sus mejores discos, al menos, de la época más moderna: Hey Stoopid.

Tras una época de los ochenta, donde apenas tuvo éxito, hasta llegar el Trash, que de nuevo mando a Alice Cooper a lo más alto de las listas con Poison, el año 1991, concretamente el 02 de julio, se editó su decimonoveno álbum de estudio.

Es un álbum donde Alice se rodea de algunos de los músicos más punteros de la época, como Mick Mars, Slash, Ozzy Osbourne o incluso virtuosos de la guitarra como Steve Vai o Joe Satriani.

Las atmósferas del disco nos hacen movernos por senderos del Hard Rock más puro, con canciones muy movidas y con algunas baladas sensibles, que podemos añadir dentro de cualquiera de las elecciones románticas para robar el corazón de ese alguien especial.

Las 30 canciones que tenía grabadas Alice y cia, nos hacen entrever que se encontraban en una gran forma y que estaba especialmente inspirado en estos años ya, alejado del alcohol y las drogas. Después de la primera criba, se acorto a 15 canciones, dejando el disco finalmente en 12 cortes. Posteriormente, algunas de esas canciones que quedaron fuera, fueron incluidas en la reedición de Hey Stoopid en 2013, así como la versión del Fire de Jimi Hendrix.

El disco fue producido por Peter Collins, productor entre otros de Rush, Gary Moore o Queensryche. Peter consiguió darle al disco justo lo que Alice quería darle, sonido fresco, y con un sonido de guitarras y batería contundentes.

El álbum se abre con la gran Hey Stoopid, después de esa intro hipnótica, rompe con un tema cargado de fuerza, temas que sirvió como primera video y single, el tema nos habla sobre el suicidio, en el colabora en los coros Mr Ozzy Osbourne, Alice hace un guiño de compañerismo al Madman, que había sido denunciado por mensajes de suicidio en algunas de sus canciones y perseguido por las mentes, digamos, enfermas que querían destruir la cultura musical de un señor que ha dejado un legado incalculable en la historia de la música. Impresionante el estribillo, y pegadizo a mas no poder. Las guitarras corren a cargo del señor Slash de Guns ‘N’ Roses, se muestra en una forma espectacular, tal y como estaba el grupo californiano en aquella época. Rompiendo con la dinámica de su anterior álbum (Trash) en Hey Stoopid se tocan diversos temas como este del suicidio, y otro temas personales, mientras que en su anterior trabajo, todo se enfoca en el amor y el sexo.

Otro tema destinado a las radio fórmulas, y que también sirvió como single es: Love’s a Loaded Gun, un tema que tiene como eje principal el amor, un tema endulzado que esta vez toca íntegramente la banda de Alice, este sería el último disco del bajista Hugh McDonald antes de juntarse a la banda de Bon Jovi. Un serpenteante intro nos lleva en volandas al siguiente tema: Snakebite, tema con un poderoso estribillo, que te cala en el más hondo de la cabeza, y que se te queda ahí cual martillo pilón, de los más potentes del disco, también grabado íntegramente por la banda del señor Cooper, nos lleva a uno de los momentos de relax del álbum, Burning Our Bed hace entrada con una preciosa guitarra acústica que nos dibuja corazones rotos y que se rompen con esa guitarra eléctrica del gran Joe Satriani, con un solo devastador, me encanta como intercala la lentitud del tema con el solo desgarrador de Mr Satriani, una balada que está dentro de mi TOP de canciones lentas sin duda.

Una intro de órgano, nos lleva a adentrarnos en Dangerous Tonight, un tema duro (en comparación con los anteriores) con esa combinación de matices vocales que solo Alice sabe entrelazar, no es que el señor Fournier tenga muchos registros, pero si que los que tiene sabe aprovecharlos muy bien para comunicar y guiarnos en sus historias, la guitarra de Stef Burns nada tiene q envidiar a los invitados al álbum la verdad, creo q cumple con creces en su cometido de guitarra solista. En la composición del tema mete la mano el gran Desmond Child, que aunque tiene menos visibilidad que en su antecesor, también le hacen participe de este álbum. Casi de manera fundido en negro, entre canción y canción, con una intro de piano hace llegada otro momentazo del álbum con un baladón brutal, canción lenta que intercala riff con líneas de bajo muy  protuberantes, Might As Well Be On Mars donde también repite el sr Child, es un tema muy atmosférico, participa en este tema el gran Dick Wagner, compañero de andadas de Mr. Cooper en otro de sus mejores discos allá por los años 70. Otra intro irrumpe para escuchar ese: Feed My Frankenstein, otro de los singles del mismo, y posiblemente estamos ante el mejor tema del disco, hay que decir que estamos ante un supergrupo, porque en el tema esta Nikki Sixx al bajo, y en las guitarras mr Steve Vai y Joe Satriani, que a mitad de canción hacen un mano a mano entre ambos, ese momento guitarra me parece una pasada, encima con otro estribillo que se te mete en la mente y no consigues sacarlo ni queriendo. Otro de los mejores temas del álbum es este Hurricane Years, donde otro gran guitarrista hace aparición, el sr Vinnie Moore, presta sus 6 cuerdas al bueno de Alice, otro tema fácilmente digerible, bastante rockero y que engancha desde el momento uno. En Little By Little repite el bueno de Satriani, un medio tiempo que se mueve entre esas cuerdas de Joe, un tema muy americano en esencia, con unos coros brutales y estribillo pegadizo, mención especial a la batería de Mickey Curry que marca el ritmo de la canción.

Die For You, es otra de esas baladas tan del estilo de Alice, con ese estilo de voz melódica que de un momento a otro rompe y quiebra con su voz más rasposa, para acompañar esa tremenda voz tenemos a los señores Crüe: Mick Mars y Nikki Sixx, que tocan y componen el tema, se nota esa compenetración y el tema suena genial. Para romper la tranquilidad, vuelve el sr Vinnie Moore a la guitarra para uno de los temas más movidos del disco: Dirty Dreams, no es un tema de relleno, pero puede estar lejos del nivel general del álbum. Para poner el broche de oro, vuelve por quinta vez el sr Satriani a las seis cuerdas en Wind-Up Toy, después de una intro infantiloide, entra la guitarra de Joe, la voz de Alice se intercala con una voz infantil que lo acompaña por el cuerpo de la misma, sigue por la senda de estribillos pegadizos y estilo muy americanizado del álbum, el solo es tremendo, confieso que me gusta más Satriani como colaborador en los discos que en los suyos como solista.

Disco redondo que supuso un cuarto puesto para Alice en las listas de éxito del Reino Unido, canciones como Feed My Frankenstein, ayudaron a seguir metiendo a Alice en el Mainstream, como en apariciones en películas como Wayne’s World, donde Wayne y Garth acuden a un concierto de Alice Cooper de la gira del Hey Stoopid.

En 2013 ve la luz la reedición de este discos donde se recogen 3 temas más: una versión alternativa de Hey Stoopid, la versión antes mencionada de Fire de Jimi Hendrix y otra tema titulado: It Rained All Night, el cual ya había aparecido en la versión Japo del mismo.

Texto: Yei23

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.